Día Mundial de Acción contra las Represas: el 60% de los grandes ríos del mundo son fragmentados por represas y trasvases

Yacyreta
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Las grandes represas generan severos impactos sociales y ambientales y sus costos reales de construcción no son rentables, señaló hoy la organización eco-polìtica Los Verdes a propósito del Día Mundial de Acción contra las Represas, y por los Ríos, el Agua y la Vida. La organización afirma que Argentina puede tener un plan energético innovador, con renovables, con el cierre de las centrales nucleares y sin nuevas represas hidroeléctricas.

Se estima que un 60% de los grandes ríos del mundo son fragmentados por represas y trasvases que impactan gravemente sobre los recursos naturales y las poblaciones cercanas. Argentina cuenta, para diferentes propósitos, con unas 130 represas, 96 de las cuales son grandes represas de acuerdo a la definición internacional.

“Además de lo que se puede hacer en eficiencia energética, es una realidad la necesidad de generar más energía y es responsabilidad de los decisores políticos establecer un plan energético que permita ir cubriendo la demanda creciente. Sin embargo las opciones en marcha no harán otra cosa que intensificar el cambio climático y, en el caso de las grandes represas, alterar la biodiversidad con cambios irreversibles” destacó Elba Stancich presidente de la Junta Directiva de Los Verdes y especialista en temas de agua y humedales.

En nuestro país las represas proyectadas sobre el río Santa Cruz, en la provincia del mismo nombre, no tienen estudio de impacto ambiental definitivo y el proyecto de la represa de Garabí sobre el río Uruguay en Misiones, es fuertemente rechazado por la población.  Estudios oficiales preliminares estiman, por ejemplo, que dicha represa inundaría 20 mil hectáreas de bosques nativos, unas 24 mil hectáreas de pasturas y obligaría a la relocalización de miles de personas.

Uno de los argumentos con el que se justifica la construcción de nuevas represas en Santa Cruz es que se ahorra en la importación de combustibles. Sin embargo en la mitad del tiempo podría contarse con mayor potencia instalada a base de energía eólica, cuya inversión se paga con el ahorro en importación de combustibles fósiles.

Argentina tiene una La ley (26.190) de fomento al uso de renovables que establece el cumplimiento de una meta del 8% de generación eléctrica a partir de este tipo de energías a 2016. Sin embargo no ha tenido la prioridad política para saltar las barreras que aún existen para su implementación.

En 2012 Los Verdes publicaron el trabajo “Escenario Energético Argentina 2030” en el que se formula una propuesta para un plan energético sostenible.

Para acceder al documento click aquí

Compartir